¿Cómo controlar tus gastos personales?

Es importante tener en cuenta que, si tienes muchas deudas, nunca te quedará suficiente dinero para ahorrar e invertir.

En finanzas personales, comienza con el seguimiento de tus gastos actuales.

Divide el gasto en categorías fáciles de seguir, como vivienda, transporte, atención médica, etc.

Con saber a dónde se va tu dinero te servirá para que no desperdiciarlo.

✅ Identifica tus hábitos de gastos.

Haz un listado de todos los gastos que tuviste este mes, sin dejar ninguno por fuera, sin importar que tan pequeño sea.

Esta es una técnica muy útil que te ayudará a determinar en qué te gastas el dinero.

✅ Organízate.

Luego de tener el balance de tus finanzas y de identificar los gastos, será necesario que elabores un presupuesto en el que se destine un porcentaje para los gastos necesarios, uno para pagar deudas, otro para ahorrar y otro destinado al disfrute.

✅ Sé realista.

Al momento de elaborar tu presupuesto debes asignar el porcentaje que destinarás a cada gasto, tomando en cuenta la información que obtuviste de tu balance y de tus gastos.

En ese mimo instante debes pensar qué es lo más importante a la hora de clasificar el uso del dinero.

✅ Ahorra.

Si aún no adquieres el hábito de ahorrar, empieza ahora.

¿Qué no ganas mucho?

Una buena manera de hacerlo es utilizando esos pequeños gastos diarios que son innecesarios o excesivos.

En lugar de comprarte varios cafés al día, un jugo, toma ese dinero y guárdalo.

Cuando te des cuenta que gastaste más de $ 1,500 comiendo afuera el mes pasado, será menos probable que comas afuera nuevamente.

Y eso te ayudará a ahorrar dinero.

Después de realizar un seguimiento de tus gastos, también notarás algunas pérdidas de dinero que ni siquiera sabias que tenías.

Si gastas mucho dinero comiendo fuera de casa, sencillamente decide al principio de cada mes un presupuesto para hacerlo.

Pon esa cantidad de dinero en efectivo en otra parte y solo saca dinero en efectivo de ahí para comer fuera.

Cuando se acaba el dinero, comes en casa o sencillamente te llevas el almuerzo.

Es la manera más sencilla de disciplina posible.

Ahorrar es más fácil cuando se tienen metas claras.

➡ Comprar una casa

➡ Jubilarse

➡ Mandar a tus hijos a la universidad

➡ Viajar alrededor del mundo

Para que tu plan sea sólido, es fundamental que las metas tengan un tiempo y costo establecido. Una vez que las tengas claras, necesitas ordenarlas por prioridad.

✅ Cuida el uso de tus tarjetas de crédito.

Si estás tratando de ahorrar mientras tienes al mismo tiempo un saldo grande en tu tarjeta de crédito, a un interés de, por ejemplo, el 19.8%, piensa que liquidar la deuda representa un retorno garantizado de casi el 20%.

Una vez que hayas pagado tus tarjetas de crédito, úsalas solamente para tu comodidad, y paga el saldo por completo todos los meses.

Recuerda que son para gastos imprevistos y no para usarlas cotidianamente, sobre todo si no cuentas con un gran ingreso que te permita cubrir la deuda sin atrasarte en los pagos.

✅ Endéudate sólo para construir patrimonio

Endeudarse implica una gran responsabilidad, así que reflexiona mucho antes de hacerlo.

Solicita un crédito para adquirir bienes como un auto o una casa «que te ayuden a consolidar tu patrimonio», pero evita hacerlo para comprar electrodomésticos o tomarte esas vacaciones que están lejos de tus posibilidades.

Ten en cuenta que la cuota del crédito no debe superar del 20% al 30% de tus ingresos. Si no, seguro quedaras endeudado.

¡Tú puedes!

Deja un comentario