¿Cómo crear riqueza con bienes raíces?

Los bienes raíces, es la construcción de riqueza a largo plazo.

La mayor parte de la riqueza se almacena en bienes raíces.

En este artículo, aprenderás cómo puedes construir tu imperio financiero a partir de bienes raíces.

✔ Comprar y Retener

Esta es la técnica más asociada con la inversión inmobiliaria.

El concepto de este enfoque es que tú compres bienes raíces y luego los alquiles.

Esto a veces se denomina inversión tradicional de compra y retención.

Ha sido la fuente de una riqueza increíble.

Hay tres grandes formas de ganancias por la compra y tenencia de bienes raíces.

Primero, si el inquilino te paga más de lo que cuesta (pago de la hipoteca, impuestos, seguro, mantenimiento, etc.), te beneficias de un flujo de caja mensual.

Segundo, el pago de tu hipoteca puede incluir un componente principal, de modo que cada vez que se realiza un pago, el inquilino está pagando el valor de la hipoteca de la vivienda y, por lo tanto, aumentando su valor líquido.

Tercero, en la mayoría de las áreas, durante un largo período de tiempo, la inversión inmobiliaria se aprecia en valor, por lo que te beneficias del aumento en el valor de la propiedad.

El secreto para aplicar con éxito la estrategia de compra y retención es comprar el bien raíz por debajo de su valor real, de modo que tengas capital instantáneo y luego beneficiarse del flujo de caja y del pago del principio.

La mayoría de los inversores no son conscientes de esto y, por lo tanto, muchos han perdido en las inversiones inmobiliarias que compraron con la esperanza de beneficiarse de la apreciación.

Esto se conoce como especulación.

La otra cuestión que los inversores han expresado en lo que respecta a la compra y tenencia de bienes raíces es la de ser propietario.

✔ Compra – control y renta para poseer – vender en términos

Los inversionistas en bienes raíces se han esforzado por minimizar los riesgos asociados con la inversión tradicional de compra y retención, mientras que aun así compartiendo los beneficios.

Lo que buscaban era un inquilino que estuviera motivado para mantener los pagos a tiempo cada mes y que también manejara y pagará por cada problema de mantenimiento que surgiera.

Así nació la técnica de inversión creativa conocida como vender a plazos, alquilar para poseer o arrendar con opción a compra.

La venta de una vivienda sobre esta base de «arrendar para poseer» rara vez se emplea en propiedades que producen ingresos y, por lo tanto, es más popular entre las viviendas unifamiliares.

El inquilino se denomina «inquilino comprador» y lo que hace diferente a este tipo de inquilino es que ya no es sólo un inquilino.

Ahora van a ser los propietarios algún día y, por lo tanto, hipotéticamente, es más probable que hagan sus pagos mensuales a tiempo y que cubran cualquier problema de mantenimiento que pueda surgir.

Hay muchas formas en las que se ejecuta este concepto.

Algunos inversores en realidad venden la propiedad al comprador inquilino y el inversor se convierte en el banco y cobra los pagos de la hipoteca.

Otros inversores siguen siendo los propietarios de la propiedad y simplemente arriendan la propiedad al comprador inquilino junto con proporcionar al inquilino una opción para comprar la propiedad durante uno o dos años.

Cada ciudad tiene leyes diferentes en lo que se refiere a estos conceptos, por lo que lo que funciona en una ciudad puede no funcionar en otra.

En lugar de solamente arrendar la vivienda a un inquilino, tú obtienes un comprador inquilino que quiere comprar la casa.

La diferencia es sutil, pero puede ser muy efectiva.

Muchos especialistas de remodelación de inmuebles han sido conocidos por emplear una combinación de la técnica de compra, renovación y reventa con esta técnica de venta en régimen de alquiler con opción a compra.

Hay tres razones por las que esta es una buena combinación financiera:

➡ Primero, tú puedes vender un inmueble por un precio más alto cuando está ofreciendo condiciones favorables a un comprador de lo que podría hacerlo en el mercado abierto a un comprador que está obteniendo su propio préstamo.

➡ Segundo, es probable que no tengas que pagar ninguna comisión de venta que normalmente se cobra cuando se vende una propiedad en el mercado abierto, lo que puede ahorrarte un 6%.

➡ Tercero, si la propiedad se mantiene durante al menos 1 año, al momento de escribir este documento, se considera que la ganancia cae dentro de la categoría de ganancias de capital a largo plazo, en contraposición a los ingresos ordinarios, que pueden ahorrar una tremenda cantidad en responsabilidad fiscal.

Deja un comentario