¿Cuáles son los errores que cometen los arrendadores?

Tener propiedades para arrendar es una muy buena opción si deseas generar buenos ingresos.

La tenencia de propiedades para arrendar no es 100% pasiva. Los ingresos por arrendamiento requieren un poco de trabajo y algo de habilidad para empezar y surgir en el negocio.

Muchos propietarios cometen los mismos errores una y otra vez cuando de arrendamiento de propiedades se trata.

¿Cuáles son los errores que cometen los propietarios y cómo debes evitarlos para no dañar tu gestión como arrendador?

Error #1: No inspeccionar la propiedad al menos una vez al año

Como propietario debes visitar tu propiedad de alquiler al menos una vez al año, de preferencia hacerlo cada seis meses.

Una breve inspección a tu propiedad te ayuda a detectar cualquier reparación que debe hacerse.

No esperes a que sea el inquilino quien te llame para avisarte de algún daño, primero porque muchas veces los inquilinos no quieren que te des cuenta que en casa hay una nueva mascota o que están hospedando a algún familiar.

Para tener éxito con las propiedades para arrendar debes mantener a tus inquilinos responsables. De esa manera, puedes evitar infracciones de arrendamiento o ver cómo los arrendatarios están tratando tu propiedad.

Más allá de encontrar infracciones en el arrendamiento, visitar tu propiedad también sirve para que tus inquilinos se den cuenta que te preocupa su bienestar y que no eres un arrendador ausente, así le das a tus arrendatarios el mensaje que deben cuidar la propiedad.

Error #2: Esperar que el arrendatario pague reparaciones consideradas como desgaste natural

Como propietario puedes cobrar a tu inquilino alguna reparación considerada como “daño” pero no puedes cobrarle al arrendatario una reparación considerada como “desgaste normal o natural» de la propiedad

“Desgaste normal o natural” puede considerarse como un término increíblemente subjetivo. Incluso, deja mucho espacio para la interpretación, por lo que puede convertirse en una pequeña línea delgada para un problema a futuro.

Veamos: Un agujero del tamaño de una pelota de béisbol en la pared es claramente un “daño”.

Mientras que un pequeño agujero en la pared hecho con un clavo es considerado como un “desgaste normal”

Pero, ¿Qué pasa si una pared tiene 20 agujeros de clavos?

Pues bien, si el inquilino sólo se queda un año en la propiedad y las paredes están cubiertas de huecos y necesitas resanar y pintar nuevamente, esto se considera un “daño”

Pero, si el inquilino ha estado en la propiedad por 5 años, el mismo grado de desgaste que el primero, lo podemos considerar como un “desgaste normal”

Una lección que debes aprender como propietario para evitar futuros inconvenientes es que debes tener un informe detallado de la propiedad al momento de entregarla al inquilino y compararla con el informe de salida, esto significa hacer fotografías con cada pared, piso, puerta, etc.

Error #3: No tener una reserva de efectivo

Todos los propietarios sin excepción deben tener una reserva de efectivo. Los expertos financieros se refieren a esta reserva como un fondo de emergencia.

Como su nombre lo indica deberá ser utilizado para imprevistos que se presenten en la propiedad o para sus propios gastos.

Una buena idea es reservar cierta cantidad de los ingresos por arriendos cada mes en una cuenta separada para cubrir gastos grandes e irregulares que puede tener la propiedad y así evitar un momento de crisis.

Error #4: No permitir mascotas

¿Estás listo para la controversia?

Algunos propietarios no permiten mascotas en su propiedad de alquiler. Y está bien para ellos.

Las mascotas suelen causar más desgaste en las propiedades. Y en algunos casos, incluso pueden crear problemas con otros vecinos.

Sin embargo, en hispano-américa 6 de cada 10 hogares tienen una mascota.

Es decir que, si no permites mascotas en tu propiedad, estás rechazando cerca del 60% de posibles inquilinos, incluso antes de ver documentos para el arrendamiento.

¿Te preocupas por el desgaste adicional que produce la tenencia de mascotas en tu propiedad?

Sencillo, en el contrato de arrendamiento estipulas que los daños incurridos por la mascota serán asumidos por el arrendatario.

¿Sientes preocupación por problemas de convivencia con los vecinos generado por ciertas razas de mascotas?

Así de simple, no permite en tu propiedad algunas razas que consideres pueden representar algún problema de convivencia con los vecinos.

Error #5: Posponer las reparaciones

¿Sabes que sucede cuando no tienes un fondo de emergencia?… Pues, debes posponer las reparaciones.

Cuanto más tiempo dejes pasar las reparaciones, tienden a ser más caras.

Ten presente que los problemas físicos de una propiedad tienden a empeorar con el tiempo, y en muchos casos, empeoran rápidamente.

Reparaciones urgentes como goteras o daños en la plomería y fugas de gas, no dan espera y requieren una reparación inmediata.

Los problemas cosméticos como reparaciones en el diseño de la propiedad muchas veces pueden ser un buen argumento para que los arrendatarios no renueven su contrato, dejándote así sin el ingreso mensual de la propiedad.

De todos modos, para poder arrendar nuevamente debes hacer las reparaciones necesarias y mientras más te demores en hacerlas, más te vas a demorar en arrendar.

Es importante que como arrendador visites al menos una vez cada seis meses a tus inquilinos y les preguntes sobre cualquier reparación que ellos consideran se deben hacer.

Si solo puedes permitirte una o dos reparaciones ten en cuenta la opinión del inquilino sobre aquellas que él cree que se deben priorizar.

En conclusión, invertir en propiedades para arrendar es una muy buena idea para generar ingresos siempre y cuando seas un arrendador presente y estés dispuesto a invertir parte de tu tiempo en la resolución de problemas.

Es así de sencillo, mientras mejor propietario seas, más posibilidades tendrás de encontrar mejores inquilinos.

Deja un comentario